POLÍTICA DE COOKIES

Land Rover utiliza cookies propias y de terceros. Una de las cookies que utilizamos es esencial para el funcionamiento de determinadas secciones de la web y ya ha sido activada. Si lo deseas, puedes eliminar y bloquear todas las cookies de esta web, aunque de hacerlo es posible que algunos elementos no funcionen correctamente. Si continuas navegando entendemos que consientes la instalación de estas cookies. Para más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulta la sección referente a nuestra política de cookies.

ACTUALIZACIÓN DEL NAVEGADOR

Hemos detectado que no estás utilizando la versión más actualizada de tu navegador. Al actualizar a la versión más reciente de Internet Explorer, podrás ver y utilizar esta página web como es debido y, en general, la navegación en Internet será más segura, dado que la actualización también tiene en cuenta las normas de seguridad más recientes.

EL VIAJE IMPOSIBLE

En 1955, seis estudiantes universitarios partieron de Londres en dos vehículos Land Rover en una expedición épica hacia lo desconocido. El destino era Singapur y el premio era un lugar en la historia. Tim Slessor, uno de los miembros del equipo, comparte sus recuerdos sobre cómo empezó la aventura.

Sería una de las expediciones por tierra más largas que se habían realizado: de punta a punta del planeta, desde el Canal de la Mancha a Singapur.

Como buenos estudiantes, no teníamos ni dinero ni vehículos ni nada de nada.

Como tantas otras cosas en el Cambridge de los 50, la idea se gestó a altas horas de la madrugada frente a una taza de café. Yo había ido a tomarme una copa a la habitación de Adrian Cowell, y de pronto él empezó a dejar volar la imaginación. ¿Por qué no organizamos una expedición en coche hasta Singapur? ¿Estás loco? Puede. Pero, ¿por qué no? Nadie lo ha intentado todavía. Seríamos los primeros.

Buscamos un atlas. Trazamos una ruta. Calculamos las distancias. Estuvimos hablando toda la noche.

Y así es más o menos cómo se gestó la expedición, o más bien cómo se concibió.

El equipo se reunió sin que nos diéramos apenas cuenta. El primero en apuntarse fue el cámara Antony Barrington Brown, al que llamábamos BB. El siguiente fue Henry Nott, presidente del Motor Club de la Universidad. Luego apareció Pat Murphy, piloto con visado diplomático.

Entonces se nos ocurrió fichar a alguien de Oxford. Pensamos que si finalmente conseguíamos los dos coches que necesitábamos, uno lo pintaríamos de azul claro y el otro de azul marino. La atención de los medios haría que nos resultara mucho más fácil atraer patrocinadores.

Hicimos una oferta a "Los Otros", a Oxford. Y respondió Nigel Newbery, que se convirtió en nuestro intendente y segundo mecánico. Por su parte, Adrian, que fue quién había empezado todo aquello, ya era nuestro "business manager", tesorero, contable y presidente. Fue él quien, primero por carta y luego yendo personalmente a Birmingham, trató de convencer a los de la Rover Company de que éramos capaces de llevar a cabo un viaje que, para muchos era simplemente imposible.

Pero como decía Adrian, si al final conseguíamos realizar la primer expedición por tierra a Singapur, la publicidad para Rover sería bastante considerable. Unos días después, los de Rover nos escribieron diciendo que entendían la lógica de la propuesta de Adrian. Te aseguro que lo celebramos a lo grande.




Component with schema "Ready To Go Bar" and view "ready-to-go-bar" and title "ready-to-go-bar-impossible" and ID "tcm:291-83101" on page "https://www.landrover.es/explore-land-rover/the-impossible-journey.html"



© JAGUAR LAND ROVER LIMITED 2019

Jaguar Land Rover España S.L.U., Torre Picasso - Plaza Pablo Ruiz Picasso, 1 - Planta 42, 28020 - Madrid

Estas cifras son el resultado de las pruebas oficiales del fabricante de acuerdo con la legislación de la UE. El consumo real de un vehículo puede ser diferente del obtenido en dichas pruebas. Estas cifras sirven solo como referencia comparativa.

WLTP, con su NEDC Correlacionado, es la nueva prueba oficial de la UE que se emplea para calcular los valores estandarizados de CO₂ y consumo de combustible de vehículos. Esta prueba mide el combustible, el consumo, la autonomía y las emisiones. Está diseñada para obtener cifras más cercanas a las condiciones reales de conducción. Permite realizar pruebas en los vehículos con equipamiento opcional siguiendo un procedimiento y un perfil de conducción más estrictos.