POLÍTICA DE COOKIES

Land Rover desea usar cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle información publicitaria personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede configurar o rechazar la utilización de cookies u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

ACTUALIZACIÓN DEL NAVEGADOR

Hemos detectado que no estás utilizando la versión más actualizada de tu navegador. Al actualizar a la versión más reciente de Internet Explorer, podrás ver y utilizar esta página web como es debido y, en general, la navegación en Internet será más segura, dado que la actualización también tiene en cuenta las normas de seguridad más recientes.

NINO MUSTICA

El reconocido artista italiano Nino Mustica nació en la ciudad siciliana de Adrano. Heredó la pasión materna por la música y la pintura, mientras que su padre, ingeniero, le infundó el amor por el dibujo y la arquitectura.

Nino Mustica

Mustica estudió en la Academia de Bellas Artes de Roma después de realizar unas prácticas en el Instituto de Arte de Catania. En los años 70 pasaría mucho tiempo entre Londres y Copenhague, antes de mudarse a Nueva York a principios de los 80. En Londres viviría una etapa de libertad y experimentación, sobre todo en el ámbito de la música, un arte, según él, capaz de influir en otros tipos de manifestaciones.

Fue precisamente la música la que le marcó el camino de lo metafórico a lo abstracto. En 1986 se estableció en Milán, al norte de Italia. Fue profesor en la afamada Academia de Bellas Artes de Brera. También impartió clases en Budapest antes de volver de nuevo a Milán, esta vez para enseñar en su conocida universidad politécnica.

Nino Mustica

Mustica dejaría entonces la docencia para dedicarse a la pintura, centrándose en dar forma a los colores. En 1994, su carrera daría un importante salto al empezar a utilizar el software de modelado 3D, que le permitiría trabajar aún mas a fondo sus pinturas, transformando el color y sus emociones sobre el lienzo para crear maravillosas "formas coloreadas". A día de hoy, este sigue siendo un procedimiento único y personal. Mustica toma cada una de sus pinturas creadas de manera tradicional y las reelabora desde su ordenador, creando un elemento pictórico en 3 dimensiones. Parte de este procedimiento es la transformación de la emoción del color a la forma, lo que consigue a través de formas abstractas. El espacio es separado virtualmente, creando un universo ingrávido y abstracto como el color y el pensamiento.

Las formas obtenidas se pueden trasladar a cualquier ámbito, incluso el de la arquitectura. La obra de Mustica trasciende el arte, pasa a la música, convertida en una abstracción de colores para llegar a la pintura, luego se transforma en un elemento pictórico en 3D y finalmente la arquitectura. Siciliano de corazón, pero de miras internacionales, Nino Mustica es admirado y estudiado por pintores, escultores y arquitectos de todo el mundo.