LAND ROVER EXPERIENCE

Land Rover Experience (LRE) es la división de conducción de Land Rover que engloba a una red internacional de centros de conducción, instructores profesionales y preparadores de eventos. LRE desarrolla actividades y entrenamiento tanto a aventureros como a profesionales. Los centros LRE ofrecen una gran variedad de servicios apoyando las actividades de Land Rover, pero también, como negocio independiente, adiestrando a profesionales de todo tipo y preparando eventos de aventura.


La red de LRE cuenta hoy en día con 32 centros en todo el mundo, la mayoría de ellos gestionados como franquicias independientes. Sus actividades dependen de cada terreno y pueden ir desde conducción sobre lagos helados hasta las arenas del desierto, ajustándose en todo caso a los requisitos de cada cliente.
En todos los centros se sigue el Sistema Land Rover Experience de valoración de riesgos que distingue a estos cursos de todos los demás.


Los centros LRE se reparten en los siguientes países: Alemania, Austria, Bélgica/Luxemburgo, Canadá, China, Dinamarca, España/Portugal, Estados Unidos (4), Finlandia, Francia, Holanda, Noruega, Reino Unido (8), Rusia, Sudáfrica (3) Taiwán y Turquía. Conducir fuera de carretera es una actividad potencialmente dañina, de ahí que la responsabilidad medioambiental esté en el centro de la filosofía de LRE: “Tan despacio como sea posible y tan deprisa como sea necesario”. Para cada nuevo proyecto se llevan a cabo estudios de impacto medioambiental y el Código de Conducción de Land Rover subraya la responsabilidad de cualquier conductor cuando sale del asfalto. A los instructores se les inculca el método de conducción de Land Rover, que reduce el riesgo para el medio ambiente en todo momento del recorrido. Este conocimiento se transmite a cada participante en las actividades de cualquier centro Land Rover Experience.

Jaguar Land Rover Limited: Registered office: Abbey Road, Whitley, Coventry CV3 4LF. Registered in England No: 1672070

Estas cifras son el resultado de las pruebas oficiales del fabricante de acuerdo con la legislación de la UE. El consumo real de un vehículo puede ser diferente del obtenido en dichas pruebas. Estas cifras sirven solo como referencia comparativa.